logo PES | Panamá en Salarios

¿El duelo laboral? ¿Es real?

Mientras me preparaba para mi tarea semanal de escribir un artículo de interés para nuestros lectores de PES, me llaman inesperadamente a decirme que nuestro cachorrito recién adoptado de tan solo 1 mes y medio se perdió de casa… luego de buscarlo por varias horas con la esperanza que apareciera regrese a casa cabizbaja aceptando que lo habíamos perdido.

Como comprenderán al sentarme a escribir mi artículo no podía pensar en números ni en estrategias de las cuales escribir de manera que pensé en un tema que casi no se habla…. ¡El duelo laboral, es algo real y les sucede a muchas personas! Este artículo llamado El duelo laboral será mi catarsis en mi duelo real.

Para todos los que hemos perdido un ser querido ya sea por muerte, o por una separación consciente o inconscientemente hemos vivido las fases del duelo que son 5: negación, ira, negociación, tristeza y aceptación.

El trabajo para nuestra vida, aunque no queramos en muchas ocasiones se convierte en un apego casi igual que la familia, si sacamos la cantidad de horas que pasamos en nuestro trabajo son regularmente más las horas laborales que las horas que logramos pasar en nuestra casa, en muchas ocasiones vemos más a las personas del trabajo que a nuestra propia familia.

Cuando ese apego laboral llega a calarnos, ¿Qué sucede si nos despiden? Aunque no se puede comparar con el dolor de tener que decir adiós a un ser querido, perder un trabajo genera un estado de duelo mental que debemos superar para volver al mundo laboral sanamente.

Las fases del duelo laboral según profesionales en la materia de Transición profesional y coaching, consta de varias fases, (no todos las experimentan, ni experimentan todas las fases).

Al instante de un despido tendemos a entrar en la negación; “no puede ser, esto no me puede estar pasando a mí. “. ¿Casi inmediatamente viene la ira del, Porqué me botaron, ¿porque no vieron lo que los demás hacen o dejan de hacer y me botan a mí? Un par de días después viene la fase de la tristeza cuando caes en cuenta que es un hecho, que ya no tienes trabajo y debes iniciar la búsqueda nuevamente, y finalmente viene la fase de aceptación; cuando ya estamos listos para iniciar la búsqueda laboral nuevamente.

Para lograr llegar a la fase de aceptación y estar realmente listo para la búsqueda es de suma importancia, haber hecho un alto en el camino y analizar las razones reales del porque el despido.

Haya sido o no responsabilidad propia el despido, es importante asegurarse de entenderlo, pues el temor que un despido produce en una nueva oportunidad laboral puede generar que las creencias y habilidades cambien al tener un mayor grado de inseguridad de lo acostumbrado.

Hay que estar muy claros de algo, perder un empleo no te define, si tienes la fortaleza necesaria el perder un empleo te hará más fuerte.

Atravesar las fases de un duelo no son para debilitarte sino para drenar los sentimientos y recargar las energías, levantarse con la cabeza firme, pero asegurándose antes de haber corregido cualquier error que pudo haber ocurrido. A través de los años he aprendido que hay dos tipos de personas los que simplemente sacuden la cabeza ante un despido y consiguen otro trabajo sin darle mayor importancia sin darse cuenta del momento tan perfecto que tenían para crear una mejor versión de si mismos, y aquellas personas que se aseguran de que luego de un despido se convierten en una versión mejorada laboralmente y que el despido se convierte solo en un aprendizaje para seguir creciendo.

A nosotros en Recursos Humanos, ¿qué crees que nos suceden cuando estamos del otro lado de la mesa despidiendo en vez de ser despedido? ¿Cuál crees que debería de ser nuestro aprendizaje si nos toca despedir?