Especialidades profesionales de Panamá; un futuro casi inmediato.

La moda en nuestro país siempre ha significado un factor de peso en la toma de decisiones de nuestros jóvenes al momento de decidir que estudiar para su futuro. En muchas ocasiones sin pensar realmente en la amplitud y necesidad del campo de trabajo en el cual estarán sumergidos o aún mas allá en la verdadera pasión que debería de despertar una posible especialidad profesional.

Panamá ha tenido la época de los especialistas en administración marítima y portuaria, existió la década de los arquitectos, financieros y los abogados no se quedaron atrás hace unos años, sin embargo, no hemos evolucionado en cambiar la dirección de los nuevos estudios de nuestros jóvenes.

Hoy en pleno 2018, nuestro mercado laboral está saturado de profesionales en campos muy limitados, tenemos especialistas sin vocación quienes lamentablemente no siguieron su corazón sino su cabeza.

Cada día es más difícil encontrar profesionales en las ramas de futuro y crecimiento en nuestro país, según datos gubernamentales a diferencia del crecimiento proyectado en la última década que se había enfocado hacia construcción y portuaria, hoy son comercio, logística, turismo y telecomunicaciones las actividades en las que se centraría la mayor contratación de especialistas.

Si evaluamos los sectores que pronostican el mayor porcentaje de contratación, ¿cuáles serían las profesiones o las habilidades más demandas durante los próximos años? Sin duda el hecho que vivimos en un mundo manejado por tecnología en donde no hemos terminado de aprender a utilizar una red social cuando ya tenemos tocando a la puerta la siguiente, marketing digital se convierte en unas de las carreras y habilidades más demandadas en nuestros tiempos, la capacidad de poder manejar plataformas tecnológicas, entender y desarrollar programas y poder llegar al consumidor a través de redes sociales y equipos tecnológicos es hoy en día sin duda una de las principales necesidades que existen en nuestro país.

Siguiendo en la misma línea uno de los sectores que ofrece una amplia gama de oportunidades laborales es el área de tecnología o telecomunicaciones, recuerdo hace algunos años cuando a los que estudiaban informática les llamábamos nerds. Hoy ya la tecnología es tan amplia y necesaria que genera un interesante catálogo de nuevas posiciones en el mercado laboral panameño, no solo para nerds sino para cualquier joven que tenga una visión de crecimiento y habilidades de constante adaptabilidad.

El Big Data o Business Analytics es el futuro hoy en día; lo palpamos en todo sector que vemos, las estadísticas están detrás de cada cosa que hacemos, compramos, vivimos y sentimos. Especialistas analíticos, estadísticos, matemáticos escasean en nuestro país sin percatarnos que el campo laboral analítico es uno sino el principal generador de oportunidades en un futuro casi inmediato.

Mas allá de las necesidades técnicas y especializaciones que hoy en día nos están limitando en nuestra capacidad de cubrir posiciones en el mercado, y que nuestras instituciones educativas están poco a poco poniendo al día a sus estudiantes en las nuevas tendencias. Existe una falencia mucho más profunda en nuestro país que limita el crecimiento profesional de nuestros jóvenes; Las habilidades blandas o inteligencia emocional.

La inteligencia cognitiva hoy en día no es nada sin la inteligencia emocional, hace algunos años lo más determinante para un profesional era su coeficiente intelectual en donde mediamos únicamente su capacidad cognitiva. Sin embargo, la misma experiencia y el acelerado crecimiento de las empresas nos enseñó que las habilidades blandas y la inteligencia emocional hacen de un profesional hoy en día verdaderamente Exitoso. Como me decía un imponente ejecutivo japonés unos meses atrás: “Dentro de esta época de inteligencia artificial, en donde el 50% de los puestos de trabajo hoy en día serán sustituidos por robots, nosotros los seres humanos tendremos que aprender para ser competitivos a volver a ser HUMANOS nuevamente”.

 

Marcela Villamar
Estratega de Recursos Humanos